Síndrome de Horner

Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on Facebook2

El síndrome de Horner es un trastorno poco común que ocurre cuando ciertos nervios que viajan desde el cerebro hasta los ojos y la cara están dañados.

El síndrome de Horner no es una enfermedad en sí. Más bien, es un signo de otro problema médico – como el derrame cerebral, lesión de la médula espinal o tumores. En algunos casos, sin embargo, ninguna causa subyacente puede ser encontrado.

Síntomas

El síndrome de Horner por lo general afecta sólo un lado de la cara. Los síntomas típicos del síndrome de Horner incluyen:

  • Caída del párpado superior (ptosis) y una ligera elevación del párpado inferior
  • Disminución del tamaño de la pupila en el ojo afectado (miosis)
  • Disminución o ausencia de sudoración en el lado afectado de la cara (anhidrosis)
  • En raras ocasiones, un bebé puede nacer con el síndrome de Horner. En estos casos, el iris en el ojo afectado puede ser de color más claro que el otro ojo.

Cuándo consultar a un médico

Si se observa cualquier signo o síntomas asociados con el síndrome de Horner, consulte a su médico.

Causas

El síndrome de Horner es causado por el daño a los nervios simpáticos de la cara y los ojos. Los nervios simpáticos controlan la circulación y el sudor de su cuerpo. Dependiendo de donde los nervios están dañados, el síndrome de Horner se clasifican a menudo en dos grupos.

Síndrome de Horner central

Los nervios simpáticos en su cara comienzan en un área del cerebro conocida como el hipotálamo, viajan a través del tronco cerebral y luego hacia abajo de la médula espinal para entrar en su pecho. Este es el primer medio de su “ruta”. Las causas posibles de daño a los nervios en esta área son:

  • Ictus (por lo general un infarto cerebral o más comúnmente una ubicación tronco cerebral)
  • Tumor
  • Siringomielia – una condición en la que un quiste lleno de líquido (siringe) se desarrolla dentro de la médula espinal
  • Cefalea

Síndrome de Horner periférico

De su pecho, sus nervios simpáticos se remontan hasta el cuello, al lado de las principales arterias que llevan sangre a la cabeza (arterias carótidas), en su cráneo y luego a sus ojos. Daño en los nervios en esta zona puede ser causado por:

  • Lesión de la médula espinal
  • Un desgarro en el revestimiento interno de una de las arterias carótida (disección de la arteria carótida)
  • Una lesión a un bebé durante el parto
  • El cáncer de pulmón en el vértice del pulmón
  • Aunque el síndrome de Horner puede ser una señal de una de estas condiciones, en algunas situaciones, una causa específica no se puede encontrar. Esto se conoce como síndrome de Horner idiopática.

Diagnóstico

Para diagnosticar el síndrome de Horner, su médico comenzará por preguntar acerca de su historial médico y realizar un examen físico completo.

Prueba de dilatación de la pupila

Si usted tiene el síndrome de Horner, su pupila se abrirá (dilatará) más lenta de lo normal. Su médico puede evaluar esto colocando gotas de medicamento en su ojo que obligue a su pupila se dilate. La forma en que el alumno responda a las gotas para los ojos le ayudará a confirmar o negar el diagnóstico de síndrome de Horner. Si se confirma síndrome de Horner, tal prueba puede ayudar a determinar donde se encuentra la ubicación del problema en la vía simpática. Esta prueba se hace a menudo por un médico de los ojos (oftalmólogo).

Análisis de seguimiento

Un examen físico y prueba de dilatación de la pupila puede confirmar el diagnóstico de síndrome de Horner. Sin embargo, para encontrar la causa subyacente del síndrome de Horner es probable que tengas otras pruebas. Dependiendo de su situación, éstos pueden incluir:

Radiografías del tórax para buscar un tumor u otra condición que pueda afectar los nervios simpáticos de su cara.
La resonancia magnética (MRI) de la cabeza, el cuello y el pecho para identificar tumores, signos de, disección de la arteria carótida derrame cerebral y otras condiciones que puedan afectar a los nervios simpáticos de su cara.
Los exámenes de sangre o de orina.

Tratamiento

No hay tratamiento específico para el síndrome de Horner. El tratamiento depende de la causa. A menudo, el síndrome de Horner desaparece cuando una condición médica subyacente es tratada efectivamente.

Si usted está teniendo dificultad para ver fuera del ojo afectado, su médico le puede recomendar que ser supervisada por un médico de los ojos (oftalmólogo).

Buscar

Compártelo!

Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on Facebook2